Sonidos del campo

(De Susana Andereggen)

Hoy tampoco fuimos a la feria. Hoy tampoco fuimos a ninguna parte.
Hoy hubiera querido ir a ese lugar de las despedidas.
Extraño el sonido de las campanas de la iglesia. Los ruidos de la ciudad se han silenciado. Si es que viviendo en el centro de esta urbe me parece volver a los ecos del campo de mi infancia. Cuando cae la tarde y los perros ladran y se escuchan como un coro en la lejanía. Y a la mañana te despierta el canto de los pájaros; si hasta se puede escuchar al viento cuando pasa más apurado, entre las hojas de los árboles de la calle. Es tan raro.

Hoy me siento triste.
Hoy murió un amigo en la soledad del campo. Nadie debería morir solo.
Hoy me siento presa.
Elijo pensar que este amigo murió entre aquellos sonidos; de perros, de cardenales y benteveos; del “chiflete” del viento entre las hojas del otoño.

(Serie Diario de cuarentena: Día 17)

Susana Andereggen escribe en Santa Fe

Un comentario sobre “Sonidos del campo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s